Terapia Manual Auto-Asistida

El modelo neurofisiológico de la terapia manual es el que actualmente presenta mayor sustento, en función de las investigaciones, como marco teórico que sirve para explicar los efectos observados, en ensayos y en la práctica clínica, con distintas técnicas de terapia manual.

En el año 2009, Joel Bialosky publicó junto con otros investigadores, un artículo en el que proponían este modelo neurofisiológico, basado en las investigaciones realizadas hasta la fecha acerca de la terapia manual (1).

El modelo neurofisiológico se opone de forma directa al modelo biomecánico clásico, basado en la corrección de acortamientos, mal-posiciones, restricciones…. Este nuevo modelo propone que el estimulo mecánico de la terapia manual induce una respuesta neurofisiológica, principalmente mediada a través de sustancias endógenas no opiáceas, que deriva en una respuesta de analgesia, con respuestas mediadas a través del sistema nervioso periférico y central a nivel espinal y supraespinal (1).

Modelo Bialosky edit español2

Por tanto, este modelo implica que cualquier estimulo mecánico manual aplicado sobre el cuerpo produciría una analgesia local y a distancia, mediada por vías neurofisiológicas.

 

Propuesta de una Técnica de Terapia Manual Auto-Asistida

Según la Real Academia Española, la masturbación es la estimulación de los órganos genitales o de zonas erógenas con la mano o por otro medio para proporcionar goce sexual. Por tanto, la masturbación consiste en un estímulo mecánico que podría tener utilidad terapéutica bajo el modelo neurofisiológico.

En el año 1998, Krüger et al. (2), realizaron una investigación para analizar la respuesta neuroendocrina y cardiovascular ante la excitación sexual y el orgasmo inducido por masturbación en hombres.

Realizaron un diseño cross-over con 10 hombres sanos, los cuales vieron un video de 60 minutos en el que, en la etapa experimental del estudio, 20 minutos contenían material pornográfico. Después de la visualización del material pornográfico, los sujetos en la etapa experimental debían masturbarse hasta el orgasmo (2).

El orgasmo inducido por la masturbación produjo un incremento de la frecuencia cardíaca y un aumento de la presión arterial, indicando una respuesta autonómica (2).

Además, la masturbación también produjo un incremento de los niveles en sangre de noradrenalina, pero no de beta-endorfinas (2). Estos datos están en consonancia con las investigaciones de terapia manual que sugieren un mecanismo de analgesia mediado a través de sustancias no opiáceas, dado que la inyección de naloxona no parece revertir la hipoalgesia inducida por la terapia manual (3). La masturbación activaría las vías de modulación descendente del dolor a través de un incremento de liberación de noradrenalina (2, 3).

Poco después, en 1999, Exton et al. (4) realizaron otro estudio similar al primero, en el que evaluaron la respuesta neuroendocrina y cardiovascular tras el orgasmo inducido por la masturbación en mujeres.

Estos investigadores encontraron resultados similares a los de Krüger et al. (2), observando un incremento en los niveles de noradrenalina, pero no de beta-endorfinas, así como un incremento en la frecuencia cardíaca y presión arterial, siguiendo un protocolo idéntico al de Krüger (4).

Por tanto, la repuesta de modulación descendente de la masturbación no depende del sexo, sirviendo para toda la población, al igual que la terapia manual (2, 4).

En el año 2001, Exton y su grupo de investigación publicaron otro estudio en esta misma línea, analizando la respuesta neuroendocrina y cardiovascular con la masturbación en un grupo de hombres, con la peculiaridad de que analizaron si la abstinencia sexual durante 3 semanas modificaba la respuesta (5).

Analizaron la respuesta a la masturbación antes de las 3 semanas de abstinencia sexual y después de las mismas con un protocolo idéntico en ambos casos. Encontraron que la masturbación inducia un incremento en la frecuencia cardíaca y presión arterial, así como en los niveles plasmáticos de noradrenalina. Sin embargo, la respuesta fue idéntica antes que después de la abstinencia sexual, indicando que esta no influye en dicha respuesta endocrina (5).

Estos datos son de especial interés si los analizamos en conjunto con el estudio de Paungmali et al. (6) del año 2003. Paungmali y sus colaboradores encontraron que el efecto de hipoalgesia inducido por la manipulación del codo no mostraba tolerancia tras aplicaciones repetidas en sujetos con epicondilalgia (6).

El hecho de que Exton et al. (5) no encontrasen diferencias en la respuesta endocrina antes y después de la abstinencia sexual, indica que el hecho de que los sujetos se masturben mas o menos no influye en la respuesta neuroendocrina producida, es decir, no hay un proceso de tolerancia tras aplicaciones repetidas, al igual que ocurre con las técnicas de terapia manual (6).

En el año 2015, Jong et al. (7) publicaron un estudio en el que analizaron, entre otras cosas, la respuesta en los niveles de oxitocina en saliva tras la masturbación en hombres y mujeres.

Los autores encontraron que 10 minutos de masturbación producían un incremento en los niveles de oxitocina en saliva en hombres y mujeres (7).

Estos resultados están en consonancia con los del estudio elaborado por Plaza-Manzano et al. (8), en el año 2014. Estos investigadores encontraron que la manipulación torácica y cervical incrementaba los niveles de oxitocina en saliva (8), al igual que la masturbación (7). Esto indica que la analgesia inducida por la masturbación sigue vías semejantes a las de la manipulación espinal (7, 8).

Finalmente, también es de notoria importancia el papel de la serotonina en la masturbación. Se sabe que la serotonina juega un papel importante en la función sexual, retardando la eyaculación en los hombres, constituyendo una diana terapéutica en casos de eyaculación precoz (9). Es decir, durante la masturbación se libera serotonina, otra sustancia no opiácea con capacidad analgésica.

La serotonina también se ha relacionado con la analgesia inducida por la terapia manual, debido a que el efecto hipoalgésico de dichas técnicas se ve afectado con la inyección de antagonistas serotoninérgicos (3).

En resumen, la masturbación tiene un potencial analgésico terapéutico que esta mediado a través de respuestas neurofisiológicas con influencia del sistema nervioso periférico y central, principalmente a través de una activación de las vías de modulación descendente.

 

Características del Estimulo Mecánico de la Masturbación

Es bien sabido que una de las características más importantes de las técnicas de terapia manual (movilizaciones) es su carácter rítmico. Diversos autores defienden que ese carácter rítmico de oscilación, de ida y venida, es importante para el desencadenamiento de la respuesta analgésica. Este es un requisito que la masturbación cumpliría, incrementando su potencial terapéutico.

En cuanto a la frecuencia, yo recomiendo seguir las pautas que se indican para la aplicación de movilizaciones articulares, es decir, realizar una correcta masturbación a 2Hz para potenciar su efectividad terapéutica. En algunas formaciones de terapia manual se recomienda seguir el ritmo de diversas canciones que tienen una frecuencia similar, a fin de facilitar la realización de la técnica. Sin embargo, en este caso esas recomendaciones estarían desaconsejadas, dado que distraerían de la tarea en cuestión, pudiendo mermar el potencial terapéutico de la masturbación.

Finalmente, también debemos destacar que, a parte del estímulo mecánico, la masturbación también presenta una respuesta propia del estímulo sexual aferente, de modo que su potencial terapéutico, podría ser superior al de otras técnicas de terapia manual que carecen de dicha aferencia sexual excitatoria.

Coste-efectividad de la Masturbación

A día de hoy no disponemos de estudios que hayan analizado la relación coste-efectividad de la masturbación, en comparación con el resto de las técnicas de terapia manual disponibles.

Además, tampoco disponemos de ensayos controlados aleatorizados consistentes que demuestren que la masturbación produce un efecto terapéutico en sujetos con patología. Por ello, no podemos decir que sea coste-efectiva en comparación con técnicas de terapia manual que presenten pruebas consistentes sobre su efectividad en ensayos controlados aleatorizados.

Sin embargo, dada la fuerte base neurofisiológica que sustenta esta técnica manual auto-asistida, que puede ser realizada en el domicilio sin necesidad de acudir a sesiones de tratamiento, es decir, con un coste cero para el paciente, podemos asegurar sin riesgo a equivocarnos que:

La masturbación realizada a 2Hz es coste-efectiva en comparación al uso de cualquier técnica de terapia manual, que no disponga de pruebas consistentes que demuestren su efectividad terapéutica mediante ensayos controlados aleatorizados y se sustente solo mediante la argumentación del paradigma neurofisiológico”.

Marco Teórico y Efecto Observado

El modelo neurofisiológico propuesto por Bialosky y otros investigadores, es simplemente un modelo teórico que pretende dar la explicación más plausible, en función a las investigaciones actuales de las que disponemos, a porque se produce un efecto analgésico (efecto observado mediante ensayos controlados aleatorizados) con distintas técnicas de terapia manual.

En ausencia de dicho efecto observado en ensayos controlados aleatorizados de forma consistente, este modelo por si solo no justifica ni avala ningún procedimiento de terapia manual. De ser así, podríamos llegar al extremo de justificar las caricias, los tortazos, la masturbación o, incluso, las movilizaciones/manipulaciones de las suturas del cráneo, como técnicas de terapia manual efectivas para el abordaje de personas con dolor.

 

Conclusión

El modelo neurofisiológico no justifica por si solo el uso terapéutico de una técnica de terapia manual. La justificación de su uso debe venirse acompañada de los ensayos controlados aleatorizados pertinentes.

Por tanto, cuando alguien te intenté justificar una técnica de terapia manual únicamente bajo el argumento de que “la terapia manual produce efectos neurofisiológicos”, puedes contestarle:

“Masturbarse es gratis, recomiéndalo”.

 

Bibliografía

  1. Bialosky JE, Bishop MD, Price DD, Robinson ME, George SZ. The mechanisms of manual therapy in the treatment of musculoskeletal pain: a comprehensive model. Man Ther. 2009; 14(5): 531-8.
  2. Krüger T, Exton MS, Pawlak C, von zur Mühlen A, Hartmann U, Schedlowski M. Neuroendocrine and cardiovascular response to sexual arousal and orgasm in men. Pysconeuroendocrinology. 1998; 23(4): 401-11.
  3. Skyba DA, Radhakrishnan R, Rohlwing JJ, Wright A, Sluka KA. Joint manipulation reduces hyperalgesia by activation of monoamine receptors but not opioid or GABA receptors in the spinal cord. Pain; 106(1): 159-68.
  4. Exton MS, Bindert A, Krüger T, Scheller F, Hartmann U, Schedlowski M. Cardiovascular and endocrine alterations after masturbation-induced orgasm in women. Psychosom Med. 1999; 61(3): 280-9.
  5. Exton MS, Krüger TH, Bursch N, Haake P, Knapp W, Schedlowski M, Hartmann U. Endocrine response to masturbation-induced orgasm in healthy men following a 3-week sexual abstinence. World J Urol. 2001; 19(5): 377-82.
  6. Paungmali A, Vicenzino B, Smith M. Hypoalgesia induced by elbow manipulation in lateral epicondylalgia does not exhibit tolerance. J Pain. 2003; 4(8): 448-54.
  7. Jong TR, Menon R, Bludau A, Grund T, Biermeier V, Klampfl SM, et al. Salivary oxytocin concentrations in response to running, sexual self-stimulation, breastfeeding and the TSST: The Regensburg Oxytocin Challenge (ROC) study. Psyconeuroendocrinology. 2015; 62(1): 381-8.
  8. Plaza-Manzano G, Molina-Ortega F, Lomas-Vega R, Martinez-Amat A, Achalandabaso A, Hita-Contreras F. Changes in biochemical markers of pain perception and stress response after spinal manipulation. J Orthop Sports Phys Ther. 2014; 44(4): 231-9.
  9. Berger M, Gray JA, Roth BL. The expanded biology of serotonin. Annu Rev Med. 2009; 60(1): 355-366.